Martí Rafel: “Lo prioritario era garantizar la continuidad de Boí Taüll”

Un día después de conocerse que Boí Taüll pasará a ser gestionado por la Generalitat, Martí Rafel, director comercial de la estación, detalla cómo ha sido el proceso y las perspectivas de futuro

Boí Taüll arranca el sábado con unas condiciones de nieve excepcionales y gestionado directamente por la Generalitat
Boí Taüll arranca el sábado con unas condiciones de nieve excepcionales y gestionado directamente por la Generalitat

Boí Taüll ha presentado su campaña de invierno en Barcelona con la noticia, todavía fresca, del desembarco de la Generalitat como gestora absoluta después de que la empresa explotadora, Promocions Turistiques de la Vall, renunciase no sólo a una posible recompra en 2019 sino a seguir haciéndose cargo del dominio.

Martí Rafel es el director general comercial de la estación desde hace dos años y encara su tercera temporada con un cambio de escenario súbito pese a que se esperaba. El problema no era nuevo y, tal como asegura Rafel, “todo viene de 2014, cuando se hizo un acuerdo para tratar de dar continuidad a Boí Taüll. La Generalitat se quedó con los activos de la estación contra la deuda que había con ICF (Institut Català de Finances) pero le dio la explotación al antiguo propietario, que era Nozaleda, Promocions Turistiques de la Vall, y con una claúsula de recompra. Este acuerdo se hizo dentro del Departament d’Empresa i Coneixement; de hecho Avancsa, que es una empresa que acompaña y orienta a lagunas empresas catalanas que estrategicamente son importantes para el país. Se creó Actius de Muntanya para gestionar estos activos y ambas empresas han estado relacionadas desde 2014”.

Martí Rafel
Martí Rafel

Rafel detalla que “el acuerdo obligaba al explotador a ejercer como tal como mínimo hasta 2017 y había una claúsula de recompra en 2019, aunque a partir de 2017 podía renunciar. Al ver la imposibilidad de recomprar en 2019, Promocions Turistiques de la Vall ha decidido renunciar. Tanto el gestor que ha habido hasta ahora como la Administración no se han movido de sus posiciones, ambos con el objetivo común de salvar la estación. Quizás no era el momento más oportuno para que el explotador renunciase pero hay que ver que su movimiento ha sido para garantizar la continuidad de la estación”.

La reacción de los trabajadores ante la noticia ha sido, según Rafel, de “ilusión y esperanza después de cuatro años de dificultades, retrasos en el pago de nóminas y a proveedores. Ahora se ve una garantía de futuro”.

Todavía no está claro si Boí Taüll se integrará junto a las estaciones de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) y Rafel declara que “habría que preguntarlo a la Generalitat. Por lo que comunicó ayer la consellera Elsa Artadi se ha abierto un periodo de tres meses para estudiar diferentes opciones. No se descarta nada, ni una licitación para ver si hay algún privado interesado o seguir apostando por un modelo mixto, que también es una opción. Y la alternativa de FGC siempre estará, lógicamente. El tiempo dirá. Lo que ahora nos preocupa es el sábado, que abrimos la estación con unas condiciones de nieve excepcionales, con grosores que van de los 90 a los 30 centímetros en la cota baja. Más allá de las dificultades y de un traspaso en un momento que no es el más oportuno, tenemos la suerte de que la estación está fantástica de nieve y no faltan las demandas y las reservas”.

Martí Rafel tiene palabras de agradecimiento hacia el grupo Nozal y asegura que “sabe mal por la familia Nozaleda porque se les tiene mucho aprecio al cabo de tantos años al frente de la estación. Y también porque a muchas empresas del mismo grupo les está yendo bien. Una pena que en Boí no hayan podido concretar lo que deseaban, que era recomprar en 2019. No ha podido ser porque la deuda era muy importante”.

Deja un comentario