Port del Comte adelanta su apertura por tercer año consecutivo

La estación del Solsonés abrirá sus pistas este fin de semana, adelantando el calendario programado gracias a las primeras nevadas que ha traído noviembre

Por tercer año consecutivo Port del Comte abrirá sus pistas con unos grosores de nieve más que aceptables
Por tercer año consecutivo Port del Comte abrirá sus pistas con unos grosores de nieve más que aceptables

Por tercer año consecutivo Port del Comte abre sus pistas antes del calendario inicialmente previsto gracias a las tempranas nevadas de este mes de noviembre. Albert Estella es el director de la estación del Solsonés y confirma que este fin de semana ya habrá descensos a punto para los aficionados. Que una estación prepirenaíca pueda abrir tan pronto es un buen síntoma de que el invierno podría ser generoso, aunque no siempre se cumpla esta premisa. Estella lo confirma diciendo que “empezar a finales de noviembre ya lo hemos hecho los dos últimos años, abriendo desde el Puente hasta Semana Santa. Y este año parece que vamos por el mismo camino. Poder hacer esto en una estación del Prepirineo, donde normalmente abrimos a mediados o finales de diciembre, es una noticia muy buena”.

Como la felicidad nunca es completa, Port del Comte se enfrenta un handicap inicial: la carretera está en obras y hay que dar un pequeño rodeo para acceder. Estella detalla que “la semana que viene la carretera ya estará abierta. Seguramente no estará lista para este fin de semana porque están realizado trabajos verticales en taludes. La semana que viene entre lunes y miércoles se retirarán los escombros y nos han dicho que para el Puente ya estará abierta. La alternativa es ir desde Solsona, subir directo a Sant Llorenç y La Coma. Son 10 km más, unos veinte minutos más de coche”.

La estación del Solsonés propone 50 km de pistas esquiables
La estación del Solsonés propone 50 km de pistas esquiables

La estación, una desconocida para el gran público pese a su cercanía y accesibilidad desde Barcelona, ha adquirido una máquina pisanieves que se añade a las otras siete en servicio. “Para 50 km esquiables podemos dar una buena calidad con este parque de máquinas. Hemos invertido mucho en pistas, biomasa y limpieza de bosques. Trituramos el desbroce, lo tiramos a pistas y sembramos hierba, lo que nos da muy buena base para que con poca nieve ya coja bien. Además, hemos mejorado la red de canalización de agua de lluvia y aprovechamiento del deshielo para ganar en calidad la producción de nieve artificial. Con menos agua más nieve y mejor”, concluye Albert Estella.

Deja un comentario