Un bombero catalán ha perdido la vida mientras escalaba en Ordesa

El escalador, un bombero vecino de Esterri d'Àneu (Lleida), ha muerto cuando estaba ascendiendo por la vía de escalada Ravier, hacia el espolón Esparrets, en el Valle de Pineta (Bielsa), Pirineo oscense

Imagen de archivo del valle de Pineta
Imagen de archivo del valle de Pineta FOTO; Valle de Pineta

Fallece un escalador catalán de 47 años, se trata de un bombero del parque de Igualada (Anoia), que perdió la vida mientras hacía una travesía entre la vía Ravier y Espolón de Esparrets, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte  Perdido.

Los Bomberos de la Generalitat han informado hoy de la muerte de su compañero a Miquel Llordella. De esta forma, han trasladado su pésame a su familia, compañeros y amigos.

El bombero desapareció el martes

La voz de alerta fue dada hacia las 19:00 horas del martes a través de la llamada realizada por un amigo. Éste informó del recorrido que tenía previsto hacer el escalador, vecino de Esterri d’Àneu (Pallars Sobirà).

El área fue rastreada de forma inmediata desde el helicóptero del cuerpo con base en Benasque (Huesca). Pese a ello, una tormenta obligó a abandonar la búsqueda por la dificultad de las condiciones para continuar con las tareas de rescate.

Los trabajos se han reanudado a primeras horas de la mañana. Los especialistas han realizado un reconocimiento a pie en el Balcón de Pineta. Se trata de una zona helada en la cual suelen registrarse numerosos accidentes por desprendimiento.

Después de un recorrido exhaustivo de la zona, los miembros del equipo han localizado al escalador catalán con heridas incompatibles con la vida.

El fallecido ha sido evacuado en helicóptero al depósito de Boltaña, tras una arriesgada maniobra del helicóptero, con el apoyo parcial del aparato con un patín, debido a la espesa niebla reinante en la zona y a las difíciles condiciones meteorológicas.

La autopsia será determinante la hora de la defunción del escalador. Había elegido una ruta de escalada a más de 3.000 metros y que está entre las vías clásicas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Según algunos expertos, aunque no es de gran dificultad técnica, sí requiere gran esfuerzo físico.

Fuente de la noticia

Elnacional.cat   

Deja un comentario