Cómo pasan las horas muertas en los hoteles las estrellas de la Copa del Mundo

La competición de alto nivel supone muchos días fuera de casa y también muchas horas muertas en los hoteles, por lo que las actividades en grupo son una buena solución para combatir el tedio

Integrantes del equipo alemán juegan al fútbol delante de su hotel en Kvitfjell
Integrantes del equipo alemán juegan al fútbol delante de su hotel en Kvitfjell

Muchas son las horas que los esquiadores de élite pasan en los hoteles. Sea en las concentraciones de pretemporada o ya en plena competición, los integrantes de los equipos que disputan la Copa del Mundo llenan las horas muertas con actividades que cohesionan el grupo y facilitan la convivencia.
La estación noruega de Kvitfjell es una de las favoritas del circuito porque la mayor parte de equipos se hospedan en hoteles a muy poca distancia unos de otros y a apenas cincuenta metros de pie de pista.

Los alemanes optan por el fútbol y, según Josef Frestl, «es una actividad que va muy bien para la coordinación y la destreza, algo que cuenta bastante cuando estás compitiendo. Además, tiene un efecto cohesionador en el grupo. Kvitfjell es fantástico, estamos todos cerca y nos interelacionamos más con los otros equipos».
Los franceses Adrien Theaux y Blaise Giezendanner explican que el equipo galo es más de videojuegos y películas, aunque también suelen hacer juegos al aire libre. Los noruegos, por su parte, son más de ‘indoor’: gimnasio y juegos en las salas del hotel son sus pasatiempos favoritos. Aunque Aksel Lund Svindal confiesa que lo que más le gusta es ir pronto al gimnasio, previo desayuno, para volver a desayunar después.