Jokin Lizeaga salva milagrosamente la vida tras una caída en una maratón en Asturias

El reconocido corredor en carreras de montaña cayó en una sima de 20 metros durante una carrera de montaña en los Picos de Europa, sufriendo policontusiones, luxación de hombro e hipotermia

Jokin Lizeaga fue fue rescatado por el Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias
Jokin Lizeaga fue fue rescatado por el Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias CRÉDITOS: SEPA

El corredor guipuzcoano, Jokin Lizeaga, sufrió el fin de semana  un accidente en una carrera de montaña en los Picos de Europa -Maratón de los Pastores de Portudera-. El atleta cayó en una sima tapada por la nieve de 20 metros de profundidad.

Lizeaga pisó la grieta cubierta de nieve. Esta cedió y el atleta cayó hasta 20 metros de profundidad. Varias horas después fue rescatado por el Grupo de Rescate de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA).

El Centro de Coordinación de Emergencias recibió una llamada de otro corredor. Rápidamente, envió a un equipo de rescate a la zona a bordo de una aeronave medicalizada. En una dificultosa operación de rescate, un bombero accedió por la sima hasta donde estaba situado Lizeaga, que había conseguido subir diez metros hasta una repisa.

El corredor fue evacuado al Hospital Francisco Grande Covián de Arriondas.
El corredor fue evacuado al Hospital Francisco Grande Covián de Arriondas.

La carrera de 40 kilómetros, que discurre por la Sierra de Portudera, terminaba así para el guipuzcoano. El corredor, que llevaba siete u ocho minutos de ventaja, presentaba policontusiones, luxación de hombro e hipotermia. Lizeaga fue trasladado al hospital de Arriondas.

Lizeaga, varias horas de angustia

El corredor consiguió llamar la atención de los corredores. Precisamente, al oír sus gritos llamaron al helicóptero.

“Era una zona nevada se rompió la nieve y me caí en una sima de unos 20 metros. He pasado un miedo terrible. Allí abajo estaba todo oscuro, hacía frío. Se me han pasado muchas cosas por la cabeza», explicaba el corredor.

“Llevaba siete u ocho minutos de ventaja. Pedía socorro una y otra vez, tampoco quería malgastar las fuerzas porque no sé cuánto aguanta el cuerpo en esa situación de frío sin perder la consciencia… Visto que nadie me escuchaba, decidí coger altura. Medio escalando y medio apoyándome entre dos paredes con el culo conseguí subir unos diez metros y grité otra vez”, añadió Jokin .

Más información

www.noticiasdegipuzkoa.eus

Deja un comentario