Un desprendimiento de nieve asusta a los esquiadores de San Isidro

El alud se produjo en una zona muy céntrica de la estación leonesa, por suerte no hubo ningún herido ni hubo que lamentar víctimas

El director de la Escuela Española de Esquí y Snow de la estación, Alejandro Rodríguez Castro, pudo grabar el desprendimiento
El director de la Escuela Española de Esquí y Snow de la estación, Alejandro Rodríguez Castro, pudo grabar el desprendimiento CRÉDITOS; San Isidro

El desprendimiento de nieve ocurrió el pasado viernes a la hora de comer. Diversos esquiadores de la estación invernal de San Isidro (León) presenciaron en directo el alud de nieve. Un susto para los aficionados que se encontraban en aquel preciso instante cerca del mismo.

El director de la Escuela Española de Esquí y Snow de la estación, Alejandro Rodríguez Castro, lo grabó en vivo y en directo del desprendimiento

En la secuencia de imágenes, se aprecia una mole blanca que cayó en una zona de tránsito, entre una pista del área de Cebolledo y uno de los telesillas, el remonte de dos plazas.

Alrededor, varios usuarios que se quedaron congelados ante la escena y trabajadores que enseguida se desplazaron hasta el lugar. Hubo miedo, en primer momento, de que alguien hubiera quedado atrapado bajo el desprendimiento.

Por suerte, era una hora en la que no había muchos esquiadores y no hubo que lamentar daños personales», dijo Castro.

«La actuación por parte de los trabajadores de la estación fue muy rápida y enseguida se cortó el acceso a esta zona que se encuentra de Cebolledo».

Seguidamente, se activó el protocolo de emergencias para este tipo de accidentes y acudieron efectivos del Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) de la población de Sabero, que inspeccionaron la zona con detalle y, tras inspeccionar la zona, comprobaron que, efectivamente, no había nadie enterrado.

«Si pilla a alguien, lo deja ahí enterrado, fue una suerte», opinó el autor del vídeo.

La gran cantidad de nieve acumulada en la parte alta, fuera de la estación, debido a las precipitaciones de las jornadas anteriores, fue la causante.

El cambio de temperatura de cara a final de semana produjo una rotura de la capa de nieve que bajó ladera abajo hasta invadir parte de esta zona.

«Se trata, continuó, de un fenómeno que no es frecuente en San Isidro, pero nunca se está exento de este tipo de riesgos y, por eso, siempre se pide precaución a los usuarios, sobre todo cuando cae tanta nieve como estos días».

Esta zona de la estación estuvo vallada durante el fin de semana. Los trabajadores del equipamiento deportivo consiguieron recuperar la normalidad ayer al reabrir este área.

Fuente de información:

http://www.elcomercio.es

Deja un comentario