La nieve devuelve el pulso a Boí Taüll con un amplio dispositivo navideño para todos los públicos

Con más de medio metro nuevo de elemento blanco, las reservas en la estación ribagorzana no se han hecho esperar

Boí Taüll esta semana después de la nevada
Boí Taüll esta semana después de la nevada CRÉDITOS: Boí Taüll

Boí Taüll encara las fiestas navideñas con gran optimismo. Después de un comienzo flojo con poca nieve, la nevada más esperada de comienzo de temporada ha dejado más de medio metro a inicios de semana. Un maná blanco que, junto a un gran surtido de actividades, hará las delicias a mayores y pequeños.

Los copos blancos y el descenso drástico de las temperaturas de este temporal han supuesto un cambio cualitativo para las pistas. La nieve ha llegado custodiada por temperaturas de riguroso invierno. Una nevada que ha devuelto el pulso no sólo a Boí Taüll, sino a otras muchas estaciones de la cara sur de los Pirineos.

La calidad de nieve polvo es destacable
La calidad de nieve polvo es destacable

Marti Rafel, Director General y Comercial del grupo Nozar, que lidera las estaciones de Boì Taüll y el Resort Balneario de Panticosa, explica que;

«el inicio ha sido duro este año porque las nevadas vinieron del norte. Y en la cara sur de los Pirineos este tipo de perturbaciones deja poca nieve y mucho viento».

El embolsamiento de aire frío, gracias a la «ciclogénesis explosiva Ana», afectó domingo y lunes pasado en muchas comarcas del Pirineo. De esta forma, ha propiciado el paisaje que toca por el período del año. Unos gruesos que aseguran el elemento blanco de cara a la Navidad y el buen funcionamiento de la temporada.

«Por suerte, la borrasca del suroeste -las que traen nieve en este sector pirenaico-, nos ha dejado la estación inmaculada, tal y como nos gusta verla», prosigue Martí.

Los copos han cubierto de un gran manto blanco la estación ribagorzana
Los copos han cubierto de un gran manto blanco la estación ribagorzana

El centro invernal de la Alta Ribagorza encara las fiestas navideñas con gran optimismo. Y es que las reservas se han disparado a partir del día 26 de diciembre.

«Como cada año, esperamos un alto volumen ocupacional entre San Esteban y fin de año. La semana de Reyes está todavía un poco más tranquila», conclye Rafel.

Gran dispositivo navideño en Boí Taüll

El centro invernal no ha escatimado esfuerzos y ha preparado un amplio dispositivo navideño. De esta forma, y junto al esquí y el snow, los clientes podrán disfrutar de muchas actividades paralelas en las pistas, el Resort y el valle de Boí.

Boí Taüll encara la Navidad tal y como se merece. Los pequeños de la familia serán recibidos el día 24 de diciembre por Santa Claus. A partir del 30 de diciembre y hasta el 4 de enero, los pajes reales custodiarán las pistas de esquí en espera de Sus Majestades, los Reyes de Oriente.

Los esquiadores y aficionados tienen una cita cada tarde en la pista de hielo del Resort, en el Pla de l’Ermita.

Vista de la iglesia de San Climent de Taüll
Vista de la iglesia de San Climent de Taüll

Junto a las visitas del románico, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, los turistas podrán observar un pesebre en la Ermita de Sant Quirze. Sin obviar, los conciertos de Navidad entre el 30 de diciembre y el 3 de enero.

La fiesta de fin de año promete igualmente diversión para toda la familia con eslalon en pistas, uvas de la suerte y fiesta por todo lo alto para despedir el año. Los más osados tienen una cita el día 2 de enero en las pistas con una bajada de antorchas.

Navidades muy blancas
Navidades muy blancas

 

Deja un comentario