Kilian Jornet: “La montaña es sincera, está lejos de la hipocresía”

El deportista ha culminado este año su proyecto personal 'Summits of my live'. Y entre otras cosas explica que las vivencias le han representado un cambio en la forma en que vive la montaña

Summits of my live
El sufrimiento forma parte del entrenamiento o la competición, afirma Kilian FOTOS: Summits of my live

El deportista catalán Kilian Jornet, que este año coronó en dos ocasiones el Everest, declaró que después de llegar a la cumbre le quedó un sabor amargo por no haber podido subir en las mejores condiciones. Y aseguró que la montaña es sincera, está lejos de la hipocresía.

Kilian Jornet acredita en su historial seis Copas del Mundo de carreras por montaña, campeonatos de Europa en esquí extremo y de montaña. Igualmente, ha culminado este año su proyecto personal ‘Summits of my live, en el que ha logrado récords de ascenso y descenso de cumbres como la del Aconcagua, Mont Blanc o Kilimanjaro.

“Han sido cinco años de aprendizaje que me han permitido descubrir lugares espectaculares del mundo y, ante ellos, mi insignificancia. Proponerme retos cada vez más exigentes me ha obligado a aprender nuevas técnicas, a pasar más horas en las montañas, a ganar experiencia y conocimiento y, con mis compañeros, absorber todo lo que me han dado”, dijo Kilian.

Para el de La Cerdanya también ha representado un cambio en la forma en que vive la montaña. “Las vivencias, las personas y el paso del tiempo han dejado el preciado cronómetro de mi adolescencia en categoría de anécdota, a un dato más, pero que ahora, quedaba subordinado a la forma, a la idea o a la estética de una actividad hecha con ética y pureza, los principios que han regido el proyecto”, confesó.

Carátula del libro de Kilian Jornet
Carátula del libro de Kilian Jornet

Para Kilian, amante de la naturaleza y de la montaña en su versión más minimalista, la sociedad tiene que aprender a vivir con menos

“Hay que vivir con lo que necesitamos para poder ser lo más humanos posible, el máximo de adaptados al medio y a la naturaleza. A mi me gusta ir a la montaña sin intermediarios, sin asistencia, sin ayudas externas, con humildad, sin querer ser superiores a ella”, apuntó.

“Nuestra fuerza son los pies, el cuerpo, las piernas y la mente. La montaña es sincera, está lejos de la hipocresía. Ninguna mano puede ayudarnos cuando estamos en peligro y tampoco hay nadie que nos felicite. Somos responsables de todas nuestras acciones, tanto si salen bien como mal”, declaró Kilian, en un comunicado.

Este año, su mayor éxito fue coronar la cumbre del Everest en dos ocasiones

“No sabría cómo decirlo, no sentí una emoción muy fuerte en ese momento. Quizá el cansancio me lo impedía y el cerebro funcionaba ahorrando el máximo de energía posible. Sí, estaba contento porque ya no tenía que subir más, pero sólo pensaba en que tocaba bajar rápidamente”, recordó.

“Incluso después de hacer cima, me quedaba un sabor amargo por no haber podido subir en las mejores condiciones. Sabía que habría una ventana de buen tiempo entre el 27 y el 28 de mayo. Cruzamos una mirada con Seb y dijimos que la aprovecharíamos”, confesó.

Después de cerrar un ciclo con el proyecto ‘Summits of my live’, Kilian iniciará en 2018 otra temporada para la que aún no desvela retos.

“Antes pensaba que era triste cuando los sueños se hacían realidad, que te quedabas vacío pero, en este caso, no ha sido así. Los mejores sueños, cuando se cumplen, te abren las puertas a nuevos sueños que antes no podías imaginar”, concluyó. EFE

Deja un comentario