Se confirma la muerte de Zeraín y Galván en el Nanga Parbat

La Aviación Militar de Pakistán aseguró que los alpinistas el español Alberto Zerain y el argentino Mariano Galván quedaron sepultados por una avalancha.

Alberto Zeraín y Mariano Galván con la cima como telón de fondo
Alberto Zeraín y Mariano Galván con la cima como telón de fondo FOTO: Andaresaventura.com/ar

La Aviación Militar de Pakistán dio por finalizada en la madrugada de hoy la búsqueda de los alpinistas el español Alberto Zerain y el argentino Mariano Galván  en el Nanga Parbat.

Los equipos de rescate confirmaron que quedaron sepultados por una avalancha en el monte Nanga Parbat, de 8.125 metros. Así loinformó hoy una fuente diplomática en ese país.

«El equipo de búsqueda vio pisadas hasta un punto y (luego) éstas desaparecen, de modo que se confirma que están enterrados bajo una avalancha».

Por su parte, Muhammed Irfan, portavoz del departamento militar para la zona, explicó a Efe que dos helicópteros sobrevolaron la montaña entre las 5.30 y las 11.00 hora local. Y afirmó que se cerraron las operaciones tras regresar los aparatos con las manos vacías.

Zeraín y su compañero Galván, enterrados por un alud

El grupo que sigue la expedición desde el País Vasco señaló en un comunicado que:

«la información lleva tristemente a descartar la posibilidad de (que haya) supervivientes».

«Aviación Militar nos ha confirmado que ya no están entre nosotros», dijo una fuente diplomática española en Pakistán que pidió el anonimato

Los montañistas permanecían desaparecidos en la arista Mazeno del Nanga Parbat desde hace una semana. Y es que el «radiotracker» del español se apagó tras marcar una caída de aproximadamente 150 metros a unos 6.000 metros de altitud.

La primera salida de los helicópteros se realizó la madrugada del miércoles. Tras más de tres horas de búsqueda, el equipo se vio obligado a regresar a causa del mal tiempo y no pudo volver a volar hasta hoy.

Lela Peak Expedition, la compañía encargada de la expedición de Galván y Zerain, había reportado que perdió contacto con los deportistas desde el campo base el 24 de junio.

Fue cuando ambos se encontraban a más de 6.400 metros tratando de hacer el ascenso y tuvieron una llamada «rutinaria» en la que ninguno de ellos indicó que hubiera problema alguno, tras la cual su teléfono satélite se mantuvo apagado.

Ambos montañistas ya formaron una cordada de éxito a la cumbre del Dhaulagiri (8.167 metros) en la primavera de 2016. Posteriormente, coronaron el Manaslu (8.163 metros), en otoño de ese mismo año.

Deja un comentario