“La montaña te hace humilde, y hay que ir buscando nuevos retos y motivaciones”, afirma Jornet

Sencillo y muy cercano, el deportista de La Cerdanya, de 29 años, descansa ahora en el Advanced Base Camp después de haber coronado el Everest en solitario y sin oxígeno embotellado. Un objetivo cumplido tras 26 horas de vertiginoso ascenso, donde el sufrimiento le ha llevado a la gloria.

Summits of my live
El sufrimiento forma parte del entrenamiento o la competición, afirma Kilian FOTOS: Summits of my live

Sólo hay buenas palabras para describir a Kilian Jornet. El atleta catalán cumplía la madrugada pasada otro de sus sueños, llegar al techo del mundo. Con la coronación del Everest tras 26 horas de ascensión, el deportista cierra así su proyecto personal Summits of My Life (Cimas de mi vida).

Kilian afirma que para vencer no hay que ser el más fuerte
Kilian afirma que para vencer no hay que ser el más fuerte

JORNET, LA SENCILLEZ Y LA PASIÓN POR EL DEPORTE LE HAN LLEVADO A LO MÁS ALTO DEL PODIO

Kilian es una persona sencilla y cercana. Un apasionado de la montaña que vive por y para el deporte. El atleta más estratosférico de todos los tiempos reconoce que sin pasión no hay amor por el deporte. En diversas entrevistas siempre ha afirmado que;

Lo importante es disfrutar en todo momento: entrenando, en las competiciones o incluso animando a mis compañeros si estoy lesionado y no puedo participar.

Kilian tiene verdadera pasión por el deporte
Kilian tiene verdadera pasión por el deporte

El deporte forma parte de su vida 

Nacido y criado en La Cerdanya, Kilian destacó desde bien pequeño por la actividad física. Con 18 meses, caminaba cuatro horas sin cansarse.

“De pequeño vivía en el refugio del Cap del Rec, situado a 2.000 metros en la estación nórdica de Lles de Cerdanya. La distancia de 20 Km que había hasta el colegio la hacia con esquís, bicicleta y a veces inclusos corriendo”.

Infatigable desde bien pequeño, kilian empezó a competir en esquí de fondo, y con el colegio en cross. Aunque lo consideraba una mera diversión, fue cogiendo gusto a la competición. Cuando entró en el CTEMC (centre de tecnificació d’esquí de muntanya de Catalunya) comenzó a entrenar y a competir seriamente.

“Cuando estoy muy cansado en una carrera, paro unos instantes, cogo aire, contemplo el panorama y pienso que estoy haciendo lo que más me gusta. Y esto me da alas para continuar”.

Everets kilian jornet
Esta es la ruta que siguió el atleta de La Cerdanya para alcanzar el techo del mundo

Kilian reconoce que para vencer no hay que ser el más fuerte. Sabe que el sufrimiento no va ligado al deporte o a la competición, sino a las ambiciones de cada uno.

La historia del deporte lo ha mostrado siempre. No por ser el más fuerte físicamente vas a ganar. La capacidad de esfuerzo, la motivación, el espíritu de superación hacen tener unos puntitos más que al final pueden marcar la diferencia. Un amigo me decía que se tiene que saber aguantar en los momentos malos, superarlos, porque la vida de un deportista es larga y siempre se puede remontar.

El atleta ya forma parte de la historia del alpinismo mundial

Jornet ha anotado, a sus 29 años, otra proeza de la cual puede sentirse más que orgulloso. Cierto que sus 34 pulsaciones en reposo le procuran un organismo diseñado para el máximo nivel deportivo. Pero la pasión que tiene Kilian por el deporte le hace especial.

Si yo si practico deporte es porque disfruto haciéndolo. No sólo compitiendo, sino al ir a la montaña y sintiendo la soledad, el riesgo, o visitando lugares impresionantes. El objetivo de todo deportista es ganar, la victoria puede ser personal, de auto-superación o puramente deportiva. Hay muchas formas de ganar, pero todas tienen una constante: ganar significa satisfacción. Y si no disfrutamos, ¿porqué lo hacemos?

No sólo el afán de superación lo ha llevado a lo más alto del podio. Kilian Jornet reconoce que hay que entrenar la mente y que el sufrimiento forma parte del entrenamiento o la competición.

Cuando entreno intento ser positivo, motivarme mucho y creer que soy capaz de conseguir lo que me proponga. También es muy importante saber que se tiene que luchar siempre, que si hay malas sensaciones, si hay algún problema, superarlo, seguir adelante aunque nos cueste porque al final, nunca se sabe.

El sufrimiento es indispensable para que la sobrecompensación por conseguir un objetivo sea más placentera. El sufrimiento está estrechamente ligado a la dificultad de conseguirlo. Cuanto más nos sacrificamos por un proyecto, más horas le dediquemos, más ilusión, y más nos cueste llevarlo a cabo, más ilusión nos hará haberlo conseguido. También la decepción puede ser más grande, pero vale la pena arriesgarse. El sufrimiento no va ligado sólo al deporte o a la competición, sino a la ambición de nuestros proyectos.

El merecido descanso del guerrero

Gran proeza la de Jornet al coronar el Everest tras 26 horas de dura ascensión en solitario y sin oxigeno embotellado
Gran proeza la de Jornet al coronar el Everest tras 26 horas de dura ascensión en solitario y sin oxigeno embotellado

Los próximos pasos del infatigable deportista junto a Seb Montaz, guía de montaña y videocámara de la expedición del Everest, son descansar en el Advanced Base Camp. Ambos deben recuperarse del esfuerzo de una jornada titánica antes de comenzar la próxima aventura y seguir con su compromisos competitivos.

“Nunca hay que mirar hacia atrás. La montaña te hace humilde, y debes de ir buscando nuevos retos y motivaciones”.

Un vídeo vale más que mil palabras

Deja un comentario