La cara oculta de Lindsey Vonn

Lindsey Vonn siempre acapara titulares. No sólo por sus méritos deportivos; también por una cuidada estrategia de marketing que trata de difundir una imagen que no es del todo verdad

Lindsey Vonn acapara todos los focos dentro y fuera de las pistas FOTO: Eurosport
Lindsey Vonn acapara todos los focos dentro y fuera de las pistas FOTO: Eurosport
Es la estrella indiscutible de la Copa del Mundo. Lindsey Vonn, además de ser una esquiadora excepcional que acabará marcando una época, es una ‘star system’. Las pistas son su hábitat natural pero también es verdad que la cámara la quiere y ella se deja querer. No ha dudado en ejercer de actriz, ha interpretado un papel en una serie policiaca neoyorquina e incluso acaparó la portada de la ESPN Magazine emulando a Sharon Stone en Instinto Básico.

Todo calculado al milímetro

Vonn domina a la perfección la mercadotecnia, sabe venderse como nadie gracias a su impresionante físico y a su no menos impresionante talento con unas tablas en los pies. Su palmarés deportivo es de lo más variado, con títulos olímpicos, mundiales y cuatro Copas del Mundo en su haber.
Pero llegar a la cima tiene un peaje y la esquiadora de Minnesota no ha sido una excepción. Es más; ella misma ha buscado expandir su imagen más allá de las pistas y cualquier noticia que tenga que ver con ella tiene una repercusión inmediata y, hasta cierto punto, desmesurada.
Alegrías y sinsabores, todo es motivo de difusión para la esquiadora estadounidense
Alegrías y sinsabores, todo es motivo de difusión para la esquiadora estadounidense

Lindsey se lesiona, Lindsey en plena rehabilitación, enamorada, separada, de nuevo enamorada… Lindsey gana, y vuelve a ganar, se adueña de Lake Louise (Lake Lindsey) a base de victorias, domina a sus rivales, las desmoraliza. Lindsey escribe un libro. Tanto da la temática, es ‘best seller’ inmediato. Todo lo hace bien y no hay reparo en difundirlo a los cuatros vientos gracias a las redes sociales y los medios de comunicación.

Escribe un libro y si para promocionarlo hay que desnudarse lo hace
Escribe un libro y si para promocionarlo hay que desnudarse lo hace

Y cuando los resultados no acompañan o la lesión tarda en remitir, allí está ella rodeada de su amplio equipo de asesores para convertir cualquier nimiedad en noticia. ¿Lindsey gana? Claro, es una tremenda luchadora. ¿Lindsey pierde? Sigue siendo una gran luchadora.

El arte de la provocación

«Ya conocemos a Lindsey. Le gusta la provocación. Y en el momento en que no se habla de ella ya se encarga su equipo de montar una buena maniobra publicitaria», explicaba a ‘L’Equipe’ en diciembre de 2012 Marion Rolland, campeona del mundo de descenso en Schladming 2013 y hoy retirada.
Tina Maze ha sido una de las más enconadas rivales en la trayectoria de la estadounidense. En su momento explicó al rotativo francés que «Lindsey es Hollywood. Yo cuento con dos personas que se ocupan de mí. Ella tiene al equipo estadounidense y a Red Bull a su servicio».
Vonn marca tendencia en las pistas y en la calle
Vonn marca tendencia en las pistas y en la calle

Vonn es muy inteligente, sabe siempre cómo actuar, qué papel desempeñar en función de las circunstancias. No le gusta la popularidad, que la reconozcan por la calle, pero busca estar siempre en primer plano. Cuida todos los detalles desde la manicura a atender (cuando no queda más remedio) a los aficionados y a la prensa. Y lo hace con oficio, repartiendo simpatía y sonrisas.

Tina Weirather está de acuerdo con esto pero puntualiza alguna cuestión. «Siempre ha sido un ídolo para mí pero cuando llegué a la Copa del Mundo pronto me di cuenta de una serie de cosas. Cuando se van las cámaras ya no sonríe tanto, no se mezcla demasiado con nosotras y siempre está rodeada de su equipo. No nos habla mucho. La verdad es que tiene dos caras». Son declaraciones de hace algo más de cuatro años y desde entonces la figura de Vonn no ha parado de crecer por lo que hay que pensar que la situación no habrá mejorado demasiado.
El arte de la provocación es algo que domina muy bien Lindsey Vonn
El arte de la provocación es algo que domina muy bien Lindsey Vonn

Competidora insaciable y el ejemplo de Maria Riesch

Si algo la caracteriza es su insaciable competitividad. En el circuito femenino no ha sentado demasiado bien su deseo de competir con los hombres, algo que la FIS siempre ha rechazado para disgusto de la estrella. Esa competitividad es un rasgo muy común en el ADN norteamericano.
Quien se cruce en su camino puede pasarlo mal. Maria Riesch es un buen ejemplo de ello. Eran amigas inseparables hasta que la alemana empezó a despuntar y a superarla en más de una ocasión. No tardó en aparecer la Vonn fría y distante, que no dudaba en deslizar frases difamatorias acompañadas de descensos magistrales. A partir de 2011 los lazos entre ambas deportistas fueron diluyéndose.
Su indudable talento como esquiadora ha sido su particular trampolín hacia la fama FOTO: Eurosport
Su indudable talento como esquiadora ha sido su particular trampolín hacia la fama FOTO: Eurosport

Maze reconoce que «tiene una personalidad muy fuerte. Necesaria por otra parte cuando se quiere ganar como ella lo hace». Marie Marchand-Arvier, subcampeona del mundo de super G en Val d’Isère 2009 por detrás de Vonn, se muestra más benévola con Vonn cuando afirma que «es cierto que cuando no gana la sonrisa le desaparece de la cara. Pero, al menos conmigo, siempre se ha mostrado educada y da los buenos días. No hay que tomarla por una reina malvada y hay que tener en cuenta que sus más mínimos gestos son difundidos y analizados de manera exagerada. Y ella se defiende aislándose como puede. Lindsey forma parte de un mundo que no es el nuestro pero yo la respeto».

Lindsey Vonn, una esquiadora que ha marcado una época FOTO: Eurosport
Lindsey Vonn, una esquiadora que ha marcado una época FOTO: Eurosport

En la pista no sabe lo que es la piedad, algo normal en los campeones. Querer competir con los hombres en Lake Louise despertó multitud de rumores y alguna que otra maledicencia en el circuito femenino, como si Vonn se atribuyese la reivindicación femenina. Muchas esperaban el sí de la FIS para ver cómo los competidores masculinos la ponían en su sitio. Pero eso no ocurrió ni parece que vaya a ocurrir. No al menos en una competición oficial. No resulta fácil alzar la voz contra una rival que después te destroza en los descensos. Vonn, dicen algunas, es tan bella por fuera como hosca por dentro. Pero, en eso hay unanimidad, es una increíble campeona.

Deja un comentario