El largo y doloroso calvario de Ilka Stuhec para llegar a lo más alto

Ilka Stuhec fue tres veces campeona del mundo junior. Pero a partir de ahí su trayectoria deportiva se truncó por culpa de las lesiones y para volver a lo más alto ha tenido que pasar por un camino largo y doloroso

Ilka Stuhec contiene la emoción en lo más alto del podio de St Moritz tras proclamarse campeona del mundo de descenso FOTO: Eurosport
Ilka Stuhec contiene la emoción en lo más alto del podio de St Moritz tras proclamarse campeona del mundo de descenso FOTO: Eurosport

Eslovenia es un pequeño país de poco más de dos millones de habitantes con un rendimiento deportivo espectacular, no sólo en el esquí. Buen ejemplo de ello es Tina Maze y el más reciente sobre la nieve, Ilka Stuhec que ha sido, sin duda, la gran revelación de la presente temporada junto a Sofia Goggia. Pero mientras la esquiadora de Bérgamo todavía ansía una primera victoria en el circuito, la eslovena ya lleva seis triunfos y el título de campeona del mundo de descenso y el Globo de la combinada.

A sus 26 años, Stuhec parece haber surgido de la nada. Pero la esquiadora eslovena se proclamó campeona del mundo junior de slalom y de combinada con 16 años en Altenmark 2007. En el slalom se impuso a Katharina Duerr y Simone Streng y en la combinada a Nicole Schmidhofer y a su compatriota Marusa Ferk. No fue flor de un día porque en el siguiente Mundial junior, en Formigal 2008 se colgó el oro en descenso derrotando a Lara Gut y a Viktoria Rebensburg, plata y bronce respectivamente mientras Anna Fenninger (hoy Veith) acabó en la cuarta plaza. Ya en 2005 empezó a despuntar en el ámbito internacional ganando el gigante del prestigioso Trofeo Topolino.

Ilka, tras una de las operaciones a las que ha sido sometida en su carrera deportiva FOTO: Twitter Ilka Stuhec
Ilka, tras una de las operaciones a las que ha sido sometida en su carrera deportiva FOTO: Twitter Ilka Stuhec

Perseguida por las lesiones

Ilka Stuhec ha tenido que superar dos obstáculos principales en su vida deportiva: las lesiones y la alargada sombra de Tina Maze. Fue entrenando en Chile en agosto de 2008 cuando el prometedor futuro de la esquiadora de Maribor empezó a torcerse. Una grave lesión en la rodilla derecha (rotura del ligamento anterior cruzado y daños en los ligamentos laterales y el menisco) le obligó a colgar los esquís durante unos meses. Quirófano, rehabilitación y la incertidumbre de si volvería a esquiar presidieron la vida de Ilka durante esos meses.

Un año después, en septiembre de 2009, Stuhec se vuelve a romper. Otra vez entrenando, en esta ocasión en Suiza, y otra vez la rodilla derecha. La federación le comunica que no puede asumir el gasto de su operación y posterior rehabilitación y Stuhec monta una colecta en facebook, red social creada en 2004 y que en esa época ya empezaba a conocer un notable apogeo, gracias a la cual puede obtener diez mil euros, más o menos la mitad de lo que le costaba su operación y el proceso de recuperación.

Evidentemente, Stuhec ‘salta’ del equipo nacional y se ha de buscar las lentejas por su cuenta. La federación eslovena está demasiado ocupada mimando a una Tina Maze que en esa época se había proclamado subcampeona del mundo de gigante en Val d’Isère 2009.
Su problema en la rodilla derecha era muy serio y los médicos le dejaron claro que pasando por el quirófano podría no volver a esquiar. Sí llevar una vida relativamente normal pero competir… Ilka afrontó el doloroso proceso apoyada por su familia y cuando volvió a entrenar, después de veinte meses sin calzarse unos esquís, tuvo que volver a la mesa de operaciones para solventar un problema en la espalda.

De nuevo en las pistas, la federación le permite entrenar con el equipo masculino esloveno y Stuhec empieza a recobrar sensaciones que creía ya olvidadas, cuando en su época de junior obtuvo logros tan importantes como esos tres títulos de campeona del mundo.

Ilka Stuhec dió la campanada al lograr su primera victoria de la Copa del Mundo en Lake Louise FOTO: Facebook Ilka Stuhec
Ilka Stuhec dió la campanada al lograr su primera victoria de la Copa del Mundo en Lake Louise FOTO: Facebook Ilka Stuhec

Una ‘explosión espectacular’

El camino ha sido largo y doloroso. Desde que debutase en la Copa del Mundo abandonando en el slalom de Lenzerheide en marzo de 2007, jamás se había subido a un podio de la competición. Lo más cerca que había estado fue el cuarto puesto del super G de noviembre de 2013 en Beaver Creek por detrás de Lara Gut, Anna Fenninger y Nicole Hosp. Pero esta temporada se está tomando cumplida revancha de todos los sinsabores por lo que le ha tocado pasar.

Sorprendió a todo el mundo ganando la primera carrera en la que tomaba parte esta campaña, el primer descenso de Lake Louise (llamado también Lake Lindsey en referencia a las 18 victorias de la estadounidense en la estación canadiense). No contenta con ello, Stuhec repite victoria en el segundo descenso, al día siguiente, y acaba quinta en el super G.

Ilka Stuhec obtuvo dos victorias en Val d'Isère, la combinada y el descenso FOTO: Facebook Ilka Stuhec
Ilka Stuhec obtuvo dos victorias en Val d’Isère, la combinada y el descenso FOTO: Facebook Ilka Stuhec

Doce días después se impone en la combinada de Val d’Isère y vuelve a ganar en el descenso al día siguiente para acabar séptima en el super G. A partir de ahí hay un bajón en su rendimiento en las siete siguientes carreras hasta que vuelve a pisar podio (tercera) en el descenso de Cortina para ganar al día siguiente en el super G.

La reina del descenso

Llega a St Moritz como favorita en las pruebas de velocidad y defrauda en el super G al acabar undécima. En la combinada se lleva un disgusto tras ser la segunda más rápida en el descenso por detrás de Goggia y en el slalom apenas supera tres puertas antes de salirse del trazado, lo mismo que le pasó a la italiana.

La eslovena, radiante con su medalla de oro de campeona del mundo de descenso FOTO: Facebook Ilka Stuhec
La eslovena, radiante con su medalla de oro de campeona del mundo de descenso FOTO: Facebook Ilka Stuhec

Dos días después logra hacerse con el oro en el descenso por delante de Stephanie Venier y de Lindsey Vonn, reteniendo el título para Eslovenia (en Vail fue Maze quien se colgó el oro) y cerró su presencia en el Mundial saliéndose en la segunda manga del gigante. De vuelta a la Copa del Mundo acaba segunda en la caótica primera combinada de Crans Montana, gana el super G y concluye tercera en la segunda combinada para adjudicarse el primer Globo de cristal de su trayectoria deportiva.

Con el Globo de la combinada en el bolsillo Stuhec aspira a ganar el de descenso. Su ventaja sobre su inmediata perseguidora, Sofia Goggia, es de 137 puntos con dos carreras todavía por disputar. En la general del super G es segunda (Gut ya no cuenta) con una diferencia de 16 puntos respecto a la líder Tina Weirather y a falta de dos pruebas. Y en la general absoluta es segunda a 308 puntos de Mikaela Shiffrin, que acaricia su primer Gran Globo de cristal.

Ilka Stuhec con su madre Darja Crnkov en Innsbruck FOTO: Instagram Stuhec
Ilka Stuhec con su madre Darja Crnkov en Innsbruck FOTO: Instagram Stuhec

Darja Crnkov, madre y ‘skiwoman’

Darja Crnkov es la madre de Ilka y ejerce como ‘skiwoman’ de la eslovena. Su relación es muy intensa, parecida a la de Shiffrin y su madre Eileen, que la sigue a todas las carreras. Darja empezó a trabajar para su hija cuando Ilka empezaba a ver la luz al final del túnel de las lesiones. Desde entonces no se han separado y Darja es un miembro prominente del equipo esloveno. “Para ella es un trabajo duro pero que queda compensado por las victorias que han empezado a llegar. Soy increíblemente feliz por tenerla a mi lado; para mí supone un apoyo fundamental. Empezamos de la nada y ha valido la pena la lucha contra las adversidades que hemos mantenido”, dice la hija sobre la madre.

Esta temporada ha cambiado Rossignol por Stoeckli. Y no le está yendo nada mal. Stuhec cometa al respecto que “el cambio me supuso más trabajo en la pretemporada. Pero, vistos los resultados, el cambio no ha estado nada mal”. En la pretemporada estuvo entrenando con el equipo masculino esloveno de velocidad y tiene palabras de agradecimiento hacia ellos. “Me han apoyado en todo momento y me han transmitido una fuerza mental que ha sido decisiva en los momentos claves”.

Deja un comentario