Anna Fenninger, duda para Soelden

Anna Fenninger, ahora Anna Veith tras su boda en abril, no tiene claro que pueda volver a competir dentro de once días en la inauguración de la Copa del Mundo debido a la grave lesión de rodilla que la ha tenido apartada de las pistas desde hace un año

Anna Fenninger, ahora Veith, duda sobre su presencia en el gigante inaugural de Soelden. FOTO: http://www.anna-veith.com/

Después de más de un año entero apartada de las pistas, las dudas ante su posible reaparición en Soelden siguen sin despejar el futuro inmediato de Anna Fenninger, doble ganadora de la Copa del Mundo (2013-14 y 2014-15), campeona olímpica de super G en Sochi 2014 y triple campeona del mundo (combinada en Garmisch 2011, gigante y super G en Vail 2015). La austriaca se rompió el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha durante un entrenamiento previo al inicio de la pasada edición de la Copa del Mundo, en la que debía defender título. Ese octubre de 2015 ya había parado un par de semanas debido a unas molestias que arrastraba en el tendón rotuliano de la rodilla.

Fenninger, que en abril se casó con Manuel Veith, un ex snowboarder, y que competirá con el apellido de su esposo, empezó a entrenar muy suavemente en Mölltaler Gletscher (Austria) pero a medida que se acerca el inicio de la competición las dudas siguen persistiendo. Es seguro que estará en Soelden porque el día 20 estará en la clásica rueda de prensa de Head, la marca que la equipa. Pero está por ver si dos días después estará en el portillón de salida del glaciar Rettenbach para disputar el primer gigante de la temporada, disciplina de la que también es doble campeona.

“Me hace falta más entrenamiento para mejorar mi condición y sólo decidiré si tomo parte en el gigante de Soelden la víspera de la carrera en función de cómo me encuentre física y animicamente. Por lo demás, todo va bien. Los ligamentos de la rodilla derecha finalmente han adquirido resistencia y estabilidad. El objetivo es que mis rodillas vuelvan a tener la fuerza suficiente para soportar las altas cargas a las que son sometidas en carrera. Es una experiencia nueva para mí porque nunca había sufrido una lesión tan grave. No quiero marcarme retos deportivos ahora; por el momento sólo pienso en trabajar. No tengo nada más en la cabeza”, ha manifestado la esquiadora de Salzburgo a la agencia austriaca APA.
Por su parte, su entrenador Meinhard Tatschl explica que “Anna ha trabajado mucho pero todavía está lejos de la condición idónea para competir”.

Deja un comentario